miércoles, enero 05, 2011

Privatizaciones

Estamos viendo como el gobierno, éste y anteriores, venden empresas públicas cuyos ingresos son superiores a los gastos, es decir tienen beneficios, para sacar algo de dinero que ayude a tapar los agujeros que ha abierto el propio gobierno, éste y anteriores, por su deficiente política económica. Mucha gente defiende estas privatizaciones en base a que el estado debe ser lo más pequeño posible y sólo preocuparse de aquellas cosas que no tienen beneficios. Curiosamente esa misma gente suelen ser los primeros que se quejan cuando le suben los impuestos. Pues bien, la primera consecuencia de la privatización de empresas públicas solventes, es el aumento del ingreso vía impuestos, directo o indirectos (generalmente estos últimos que son los mejores para joder a la clase media, suponiendo que todavía exista la clase media).
A continuación les muestro una gráfica muy sencilla en la que pueden ver como la venta de estas empresas repercute necesariamente en el aumento de impuestos. He hecho dos suposiciones, que los gastos son iguales a los ingresos, es decir el estado no genera deuda (conténgase la risa, es sólo una suposición) y que antes de la privatización los beneficios de las empresas solventes compensan las pérdidas de las empresas no solventes (lo cual dudo bastante). No es más que un razonamiento conceptual en el que no se ajustan valores absolutos por un desconocimiento total de éstos.
Como pueden observar es muy sencillo; la venta de empresas públicas solventes, disminuye los gastos, pero disminuye en mayor proporción los ingresos del estado. Para compensar esta disminución es necesario obtener dinero de otra parte, que será por impuestos. También podría hacerse de otras maneras, por ejemplo disminuyendo los gastos de la administración del estado (eliminando consejeros, poniendo una jubilación a los diputados igualita al resto de trabajadores y cosas así, pero ya sabemos que eso los hijos de p*** no lo hacen), o adelgazando el peso de empresas públicas no solventes (lo cual económicamente está bien, pero que supone un peor servicio a la sociedad por parte de esas empresas, lo cual está mal).
Y entonces, ¿a quién beneficia? Pues a los amiguetes, que es a los que vende a precio de saldo empresas con beneficios. Y es que la conclusión es muy clara, estamos en manos de delincuentes, la mafia se ha apoderado del estado.

PD He decir que en este caso sí hay cierta diferencia entre PP y PSOE. El PP regaló las joyas de la corona a sus amigos (compañeros de pupitre en el cole, ¡pero qué bonito!), mientras que el PSOE al menos tienen la deferencia de guardar una mayoría de las acciones para no perder el control de dichas empresas.



No hay comentarios: