viernes, enero 28, 2011

Nuestra revolución

La crisis se va cobrando sus víctimas. Primero Túnez y ahora Egipto, la gente se ha levantado ante la falta de oportunidades y la falta de libertad. En el proceso ha habido altercados, incluso muertos. Para los españoles también hay falta de oportunidades y no andamos sobrados de libertad, es más, nos tienen agarraos por las únicas partes nobles que tenemos los plebeyos. Creo que debemos pues, hacer nuestra revolución. Aunque sea por esa envidia tan española; nuestros vecinos tienen una revolución y yo también la quiero. No quiero decir con eso salir a la calle y pelearnos con los policías y no lo digo por una razón muy sencilla, en la revolución que yo estoy pensando, la policía está de nuestro lado. Por una cuestión muy simple, la policía también paga la factura de la luz.
Es una obviedad decir que estamos no sólo en una crisis económica, sino también en una crisis de valores. La crisis económica dicen que la van a arreglar. ¿Pero cómo arreglar una crisis de valores? ¿Cómo hacer una revolución a esto? En realidad es más sencillo de lo que parece y todos ustedes están invitados a participar. Imagínense que en las próximas elecciones, autonómicas y nacionales, ni el PSOE ni el PP consiguen un solo escaño. La gente ha ido a votar mayoritariamente, pero ni el PSOE ni el PP consiguen un solo escaño. Han ido a votar sin tener idea de quienes son el resto de partidos, ni si son buenos o malos, pero les han votado. Por lo tanto habrá otros que tendrán que gobernar, no sabremos si lo harán bien o lo harán mal, y da igual. Imagíneselos por un momento. Estarían tan acojonados por ese cambio, que al menos hasta que se encarrilase un verdadero camino en el panorama económico, creo que se esforzarían en trabajar por y para el pueblo. Y lo que voy teniendo claro es que es mejor un político honrado aunque no sea de tus colores, que un político de tus colores que no sea honrado.
Esto sí sería una revolución y creo que podría funcionar porque está llena de ventajas. No tenemos que hacer ningún esfuerzo, que eso de salir a manifestarse es un coñazo, con lo cómodo que está uno en casa. Incluso podemos colaborar los que ya emigramos del país. Con esta revolución, simplemente cuando vayas a votar escoge un papel que no ponga PP o PSOE.
En conclusión, se trata de que los “representantes de los que manejan el cotarro”, no salga elegidos. Sí, esos del PP que son como los curas hablando de sexo. Hablan de democracia y dentro de su partido eso no existe. Sí, también esos del PSOE, que son la más clara representación de la hipocresía política. El PSOE y el PP tendrían que hacer una enorme purga quitando lo peor de cada casa para no desaparecer.
Por cierto, creo que toda revolución necesita un grito de guerra. Rememorando la película protagonizada por Richar Pryor, yo propongo “A ninguno de los anteriores”. Si te ha gustado esta idea, espárcela entre tus conocidos.

1 comentario:

Iñaki dijo...

Meneada