jueves, enero 17, 2008

Quintana Roo

En el reciente viaje que hemos realizado Marta y yo mismo por la península de Yucatán, los primero días nos movimos por el estado de Quintana Roo, uno de los tres que forman la península, en el cual se encuentra Cancún y cuya capital, Chetumal, se encuentra en la frontera con Belice (ver mapa).

El primer día nos recogió una compañera de mi escuela, Bertha, oriunda de Chetumal y nos fuimos a Playa del Carmen, una localidad turistica construida con mejor gusto que la zona hotelera de Cancún (Cancún pueblo está separado y es un pueblo como otro cualquiera) ya que al menos tiene aspecto de pueblo, con su playa y lugares de copas. Es un estilo a las zonas turisticas de España pero la verdad que con mejor gusto (¡si es que tenemos los constructores más horteras!). Allí nos instalamos en casa de Romel, amigo de Bertha y ambos nos pasearon por Islas Mujeres, fuimos a bucear al cenote dos ojos (a ver si Marta cuelga fotos de este sitio que yo no tengo, aquí podeis ver otras) y después a Tulum. Una vez Romel ya estaba harto de nosotros, nos fuimos con Bertha a Chetumal y de ahí son las siguientes fotos:

Haciendo Kayak en el río que hace frontera entre México y Belice. Esta al lado de Chetumal y es todo el un manglar. Terminamos nuestro recorrido justo debajo del puente de la frontera, donde encontramos estos nenúfares

Después nos fuimos a la laguna Bacalar, uno de los pocas masas de agua dulce superficiales que hay en toda la península (y es que casi toda ella es de caliza, por lo que el agua se filtra formando cuevas -cenotes- y llega al mar vía subterránea). Como podéis ver esta zona es la zona de chalets de los pobres, con embarcadero y todo. Por aquí pasó el huracán Dean el verano pasado e hizo bastantes destrozos, por lo que la mayoría de las casas estan medio abandonadas.


Por esta playa pasó el ojo del huracán, de fuerza cinco. Era impresionante el destrozo, de las casas de bloques quedaron sólo las columnas de hormigón, todas las paredes las tiró (de las palapas de hojas de palmera ni hablamos). Del arrecife de coral, sólo quedaron piedras sueltas irreconocibles en su parte exterior, sólo algunos corales que había en la zona interna se salvaron.


A pesar de eso, Marta encontró dos arboles juntos para poner la hamaca

3 comentarios:

Iñaki Abella Gutiérrez dijo...

Muy bien, ya era hora. Cuelga más fotos que has puesto muy pocas y a ver si cuidamos un poco más el lenguaje y no se te olvidan los acentos...

joselito el de la voz de oro dijo...

Pues que quieres, cuando no haga las cosas a la carrera... pondré todas las TILDES

pocomasmenos dijo...

joselito , el río que hace frontera entre méxico y belice es Río Hondo.
Inés te manda saludos también!Q Q Q !!!!

besos