sábado, diciembre 02, 2006

Ruanda

Hace algo más de diez años, muchos Ruandeses sufrieron el genocidio perpetrado por el el resto de los Ruandeses. Cuando se consiguió parar esa barbarie, el acto de constricción de los asesinos y el perdón de las victimas se produjo con una rapidez pasmosa y una solidez que más les gustaría a cualquier país 12 años después de haber enterrado a un millón (pero uno de verdad, no según la comunidad de Madrid) de Ruandeses y huído unos millones más. Por fín uno encuentra una noticia esperanzadora de la olvidada África.
Esto no es producto de la ayuda humanitaria, es producto de que los Ruandeses han visto el abismo y luchan por no volver a él. Uno de los problemas de África son las constantes ayudas humanitarias, que hacen a la población ser menos emprendedora y trabajadora. Un país no sale adelante, si su pueblo no se lo propone. Ahora bien, si se lo propone pero el mundo desarrollado, le pone la zancadilla constantemente... "Debido a la ausencia de recursos naturales, sólo dependemos de nuesto capital humano para que esta nación crezca", pues eso, que si llega a tener riquezas, el primer mundo no le dejaría desarrollarse para seguir explotándolo.
Otros dirán que se les ha aparecido la virgen

6 comentarios:

kika dijo...

La verdad que para una mente occidental pensar como una africana es muy difícil...he leído poco de África pero lo que he leído nos da mil vueltas en concepto de familia, educación, relaciones humanas,en fin...el que quiere aprender, aprende, está claro.
Besitos novedosos

Iñaki dijo...

Explicate en eso de que Ruanda no tiene riquezas, porque para mi tener las MOntañas de la Luna (Ruwenzori), uno de los ecosistemas más diversos del mundo, el seguondo humedal más grande del mundo, mucha selva baja de la cuenca del Congo y otras maravillas, me parece de lo más rico... así que explicate...

joselito el de la voz de oro dijo...

oro, diamantes, coltán y estas cosas que buscan los magnates

bandido malospelos dijo...

Me temo que lo que está matando Africa no es la ayuda humanitaria sino nuestra rapacidad. Es como decir que los pobres son pobres porque cobran un subsidio de desempleo. ¡Habría que castigarlos a todos al infierno de la pobreza!

joselito el de la voz de oro dijo...

Este comentario tuyo es lo que he querido pronunciar con la última frase, acerca de poner la zancadilla. Está claro que los primeros culpables somos los paises que les robamos, pero el darles limosna es pura hipocresía, no sirve de nada, sólo para sentirnos mejor. Hay que dejarles que se desarrollen como sociedad (en la dirección que ellos quieran, no en la que nos guste a nosotros) sin putearles más de lo que ya hemos hecho y hacemos, que esa sería la primera e imprescindible ayuda. Una vez dejas de putearles, ya puedes darles verdadera ayuda.

Anónimo dijo...

Bueno chaval, ya hace más de un mes de tu última entrada, ¿ya te vale no?