sábado, octubre 21, 2006

Premios

“Ha ganado un fin de semana en el Puerto de la Cruz para dos personas con todos los gastos pagados” Esto es lo que le dijeron a mi amigo Peluche áspero un viernes de hace un par de semanas. Peluche áspero, en vez de llevarse a una mujer con la que retozar durante todo el fin de semana, me llevó a mi. No amiguitos, no, peluche áspero no es que no haya salido del armario y por eso me invitase a mi con pretensiones amatorias. Es que está pasando los cuarenta días de desierto solteril. A pesar de que corría el riesgo de que mi novia me dejase, me fui con él. ¿Y qué había hecho el señor áspero para ganar ese premio? En una “La agenda” cultural de la isla de Tenerife estaba el típico concursillo en el que hacían una pregunta acerca del festival OCA 2005 (Orotava Contemporánea Alternativa). Felipe debió ser uno de los pocos que contestó a ese estúpido concurso... por suerte.

El hotel era un 4 estrellas gran confort de los antiguos, es decir, tres estrellas y va que chuta. Llegamos en un autobús de línea que nos dejó a unos 500 metros del hotel para lo que recorrimos unos dos kilómetros debido a varias confusiones. La habitación era de dos camas amplias con poco espacio para lo demás. Cuarto de baño cutrecillo y una terraza donde fumarnos los porros mientras jugábamos al scrable (ganó él como casi siempre). Era viernes, somos currantes y teníamos ganas de descansar, así que preferimos reposar para el sábado, para ver el festival OCA 2006 descansados y con las pilas cargadas.

El puñetero horario de curro nos despertó a ambos a eso de las 9 de la mañana. Desayunamos un poco de todo lo que podemos en el buffet (y podemos mucho, sobretodo si es regalado) y nos vamos a la instalación estrella del hotel, el SPA. Y aunque como SPA era cutrillo, estuvo de puta madre. Según nos explicaron, la ruta de las piscinas (porque esto del SPA es un camino de borregos pero en el agua) dura unos cuarenta y cinco minutos. Estuvimos dos horas y porque nos echaron. Parecíamos pasas. Como compañeros de piscineo estaban otras pasas que sin duda debían ser los miembros de los grupos que iban a tocar en el festival indi de la Orotava. A pesar de que el atuendo era escaso, un bañador y unas sandalias (en mi caso unas rosas monísimas que adquirí allí a cuenta del premio) ellos eran fácilmente identificables por su flequillo. Los indies españoles, flequillo castaño y barba de tres días, los indies anglosajones flequillo rubio y aspecto aséptico. Después de baños de hielo, baños turcos, jacuzzi, baños fríos y calientes, una par de piscinas estúpidas (una con naranjas perfecta para estar con la parienta y otra con piedras para andar sobre ellas), unos chorros por aquí, otros por allá, otros por todas partes y saunas... nos entró un jilorio de no te menees.

Una vez vestidos nos dirigimos al comedor donde había guiris alemanes veraneando y todos los indies invitados del festival. No se si había sido por el SPA pero yo me sentí diez años más joven. Como en el viaje de fin de curso de COU en Palma de Mallorca, me metí entre pecho y espalda tres platos cargados y varios postres, todo convenientemente regado de cerveza. La diferencia a aquel viaje es que entonces por la noche te volvías a meter otros tres platos con postre. En esta ocasión tardé 24 horas en volver a comer.

Al volver a la habitación ¡oh sorpresa! ¡Botella de champaña! Nosotros emocionados leemos la tarjeta: “Estimados señores Ulises. La dirección de este hotel nos gusta tener detalles con los clientes habituales. Espero que disfruten de la estancia y bla bla bla”. Los señores Ulises deben pensar que, a pesar de que siempre van a ese hotel los muy cutres nunca tienen un detalle con ellos. ¡A su salud!

Antes de partir hacía el festival de música con la botella de champaña escondida nos jugamos dos partidas al ajedrez gigante del hotel (1-1). Lo más divertido del asunto era que no te comías los peones... les dabas una patada.

El festival OCA se ha caracterizado en sus años de existencia en llevar grupos que no conoce nadie pero que a la larga se hacen famosos por su calidad. Recomiendo dos que me gustaron bastante: “Apartment” (este si es más famosillo y más que lo va a ser) y “Cat people”. Ambos muy potentes. Me decepcionaron “La costa brava” que como alguien dijo, no pasaban de Benidorm.

Al día siguiente vino Poco más o menos y me dijo poco más o menos que ella o Peluche áspero. Como puede llegar a ser muy convincente cuando se lo propone nos fuimos a un cumpleaños a Anaga de donde es esta foto que me gusta tanto.

3 comentarios:

Marga F. Rosende dijo...

Jooo, yo quiero amigos que compartan hoteles cutres y caminatas de dos kms, con myself, estoy ya cansada del Ritz y el Palace.....

kika dijo...

ohh!echaré un ojo a los grupitos que dices...gracias. lo del ajedrez me ha gustado mucho, buena idea para construir
besitos de nuevo

El Mencey dijo...

Hola JOSELITO, gracias por tu visita, tienes cosas muy interesantes que ire poco a poco descubriento.
Saludos

oscar