lunes, septiembre 04, 2006

Recuerdos de Terranova


Después de ver la bitácora de fogonazos en la que se ven imágenes de barcos, a mi mente vinieron recuerdos de mi experiencia marinera. Esto es un resumen de las cartas que desde el Area Cova envié a familiares y amigos. El video está grabado por mi en un temporal con olas de ocho o nueve metros, no fue el temporal más fuerte que sufrí.
Cuaderno de Bitácora: 31/01/2005, mar en calma, es decir, olas de no más de tres metros. Nubes y claros. Alrededor de los 0º centígrados. Vigésimo octavo día a bordo del “Area Cova”. Resumen de la situación: ¡¡¡Esto es la leche!!!
Pues si señores, esto es la leche en todos los sentidos. Después de estar los 8 primeros día vomitando hasta la primera papilla, que además fueron los peores, con mal tiempo y todo de olas de 12 metros que no te cagas por la pata pa bajo porque no tienes que expulsar nada ya que lo vomitas todo, ya estoy hecho todo un lobo de mar aaaauuuuhhhhhh!!!.
Aquí disfruto de mucho tiempo libre, ya me he leído 5 libros y me parece que no me van llegar hasta el final de la marea. Respecto a la cocina, aspecto importante, ya hemos cambiado una vez de cocinero, con motín incluido, y en general de momento disfrutamos de poca variedad en el menú, aunque por lo menos lo que cocina lo hace bien. Mucha carne y mucho pescado. Verduras ninguna o casi ninguna y la fruta que tienen en el congelador todavía durará un mes más. No se que hará una observadora vegetariana que hay en otro barco. Yo creo que voy a engordar porque, aunque procuro no comer mucho, aquí apenas me muevo, voy de mi camarote donde estoy tumbado, al comedor de oficiales donde estoy sentado. A cubierta salgo poco y sólo estoy más de pie en el puente y donde procesan el pescado para diseccionar tiburones y peces raros. En cuanto pise tierra me pondré a andar como un loco. Llevo un mes sin afeitarme y trataré de estar los cuatro meses que durará la marea (aproximadamente). Y perdón por el comentario escatológico, pero no hay cosa más difícil que limpiarte el culo con olas de doce metros y los pantalones aprisionándote los tobillos. Veintiocho días sin ver una mujer, lo que os digo, ¡¡esto es la leche!!
Cuaderno de Bitácora: 28/02/2005 Quincuagésimo sexto día a bordo del Buque pesquero “Area Cova”. Mar rizada. Nieve y viento. Temperatura; un frío de carallo.
Sigo por aquí, en aguas internacionales donde últimamente hemos recibido las temidas visitas de los inspectores NAFO, unos canadienses y unos representantes europeos. Lo más destacable es que entre los canadienses había una mujer en la que seguramente ninguno de la tripulación nos habríamos fijado en tierra, pero aquí sirvió para hacer comentarios durante unos cuantos días (os podéis imaginar de que tipo). Por otra parte con los europeos tengo que hablar por radio todos los días, pues se supone que esa patrullera comunitaria vela por los intereses de los barcos europeos, pero principalmente de los observadores que llevan a bordo. El radio chou (que así le llaman los patrones) es en inglés, por lo que la mayoría de nosotros decimos poco más que, gud ifning, nocing tu riport, ouver (traducción: buen tarde, nada que informer, cambio). Después, algunos días, nos quedamos y aprovechamos los observadores que nos conocemos para hablar un rato y contarnos como nos va. Parece ser que ellos han tenido algo mas de suerte que yo, pues algunos tienen baño propio, tele, playstation, mejor cocinero que nosotros y principalmente porque su patrón no es tan amargado como el mío.
Como curiosidades, pescamos una cría de foca viva que devolvimos al mar. El jefe de máquinas (que se llama así porque se encarga de la máquina….de café, no porque se encargue del motor que lo hacen sus subordinados) y yo hemos pensado que si cae una muerta le sacaremos la piel. Yo haría una riñonera y fundas para las navajas de todo el personal. La pesca va lenta, es un barco de poca potencia y cuando hay un poco de olas le cuesta arrastrar la red. Esto también se nota en el ambiente, hay que tener en cuenta que aquí nadie tiene sueldo fijo excepto yo, cuanto más pesquen, más cobrarán cuando volvamos. Si por alguna circunstancia no hubiésemos pescado nada, habrían tenido que pagar las cervezas que hubieran consumido. Muy fuerte el tema de las condiciones sociales de la gente de mar. Sin ir mas lejos, no tienen forma de votar en las elecciones si les pilla en el mar (y se tiran 10 meses al año en el), a pesar de que está reconocido internacionalmente que un capitán puede hacer las funciones de notario a bordo.
Cuaderno de Bitácora: 07/02/2005: sexagésimo cuarto día a bordo del buque pesquero “Area Cova”. Marejada, nubes, viento 40 Km./h. Temperatura; 0º, ni frío ni calor
Que pasa gente, ¿cómo va eso? Yo aquí, no me he movido, de hecho empiezo a sentir cierto atrofiamiento muscular de lo poco que uno se mueve en un barco. Sólo quería deciros que si queréis podéis mandarme cosillas aquí al área NAFO división 3L. Un barco va a salir de Vigo un día de estos y todos los que están por aquí aprovechamos para encargarle cosas y que nos entregue aquello que le den. No os olvidéis de mandarme muchos ánimos, que me harán falta, pues esto ya no es una experiencia de la vida, después de dos meses es un puñetero curro del que no puedo salir. Todo sea por la pasta. ¡Viva el mal viva el capital!
Cuaderno de bitácora: 06/04/2005. Marejada. Nubes y claros. Nonagésimo tercer día a bordo del “Area Cova”, uséase 93 diitas, casiná.
Asunto: ¡Que me saquen de aquiiiiiiiiiiiiiiiiiii!!!!!!!!!!!!!!!!!!
Que pasa gente, ¿como va eso?
Aquí el otro día recibimos el correo del Zar, un barco con bandera rusa y tripulación gallega en su mayoría, nos trajo regalos a unos cuantos barcos. Más de siete barcos reunidos en un mismo punto y unas cuantas zodiacs yendo de un lado a otro con los paquetes. Estuvo entretenido y además de recibir los paquetes, a todos nos sacó un poco de la rutina.
Yo también he mandado algo, he mandado a mi jefa que me saque de aquí. Así que para el 28 de Abril, estoy pisando tierras canadienses y además (esto si que es extraño en mi) ¡¡¡con dinero en la cuenta bancaria!!! y lo mejor, ¡¡¡viendo personas de distinto sexo al mío!!!. No os extrañe si recibís la noticia de que un español ha sido encarcelado en Canadá por dar un garrotazo a una canadiense y llevársela arrastrándola de los pelos hasta una cueva.
Llevamos todo el mes de marzo con un mar bastante movido y la verdad que estoy del balance del barco hasta el gorro. Cuando duermes, el balance provoca que vayas de un lado a otro chocándote con las paredes, así que cuando el balance es muy grande, no pego ojo. Cuando te duchas lo normal es abrir la ducha y dejar que el agua caiga sobre ti. Pues aquí no, aquí tienes que estar buscando el agua pues ella sigue la gravedad de La Tierra, no la verticalidad del barco. El agua por cierto sale naranja del oxido del depósito, así que es una razón más para ducharme tan poco como lo hago aquí. Cuando comes, con una mano sujetas constantemente el plato que vas inclinando de un lado a otro de forma opuesta a como se inclina el barco. Hay escasez de vasos, a pesar de que hay huecos para ellos en las mesas, pero como están llenos de botellas de vino…El camarote es un sonajero, todo se mueve de un lado a otro si no lo sujetas bien. Si te emborrachas, es cuando vas recto por mucho balance que halla, como bien demostró Chaplin.
Si por lo menos la comida fuera buena…, pero debe ser el peor barco de todos en cuanto a cocineros se refiere, mis compañeros hablan maravillas de los suyos, que si postre por aquí y postre por allá mientras que aquí estamos echando de menos al que mandamos a casa por malo (más vale malo conocido que bueno por conocer, como dice el maravilloso refranero español). Encima todas las semanas se repite la repetitiva comida, aunque esto no es culpa del cocinero. Si un sábado no hay callos o un lunes ropavieja, podría haber un motín (Y por supuesto el domingo es el del cocido). Lo más increíble de todo es que las manzanas golden han aguantado hasta hace unos días que se acabaron, pero todavía estaban en buenas condiciones, no sé de qué estarán hechas, pero me río yo de los transgénicos.
Cuaderno de bitácora: 21/04/05, centésimo octavo día en el mar. Cuarto día a bordo de la patrullera pesquera Jean Charcot, después de 104 días en el “Area Cova”. Nublado. Marejada.
Vaya diferencia de barco. Cuando subí a la patrullera, lo primero que noté es que tenía espalda. De la misma forma que en la historia evolutiva los hombres adoptamos una posición erguida, al subir aquí pude disfrutar de unos techos más altos que yo y pude evolucionar, adoptando una posición completamente erguida. Automáticamente el dolor de espalda que venía arrastrando desde hace un mes, desapareció. Aquí el camarote es grande, con ventana y en la ducha sale el agua caliente durante más de cinco minutos y hay un gimnasio donde hago un poco de remo y le meto puñetazos a un saco de boxeo, juego al ping-pong con otro observador que está esperando embarcarse y aunque la comida es asquerosa, por lo menos disfruto del sutil sabor de las lechugas tipo iceberg, del tomate natural, yogures y de fruta fresca. ¡¡Y hay una mujer!!, que para más señas el segundo día me dijo “I need you” (te necesito), exactamente lo que había soñado desde mi estrecho catre (ahora tengo una cama en condiciones) durante meses. Por desgracia sólo me necesitaba para explicarme las medidas de emergencia del barco, pero algo es algo.
En Terranova estaré unos días haciendo turismo y llegaré el día tres a Madrid vía Londres, todavía no sé la hora. ¡Que ganas tengo de tomarme una caña con unas aceitunitas mientras leo el periódico del día!.
Este era mi barco... el peor de todo el caladero

9 comentarios:

Iñaki dijo...

Pues muy bien, aunque ya las había leído. Quiza podías hacer como yo, poner esas cartas enteras en tu bitácora con la fecha aproximada cuando las escribiste y así te aparecerán en orden. Puedes, si te aburres, revisar mis cartas desde Septiembre de 2004. Me gusta que uses los números ordinales y no los fraccionales,ese horrible "avo", sé que la mayoría de la gente no sabe la diferencia, pero está claro que tú sí.
Te recomiendo que leas un viejo relato mío sobre Costa Rica colgado en "Hola a todos todas" como "Miserias Ticas" tendrás que buscarlo en Mayo de 2005. Verás la cotidiana realidad de la "Suiza Centroamericana" como, arrogantemente, se hacen llamar los costarricenses. Pásalo

joselito el de la voz de oro dijo...

Pues muy interesante esta opción. Creo que tengo alguna cosilla guardada de cuando estuve en Londres y empecé con las "aventuras de joselito en el pais de los guiris", cuando eso de los blogs o no existía o nadie sabía que existía.

pocomasmenos dijo...

mira, yo creo que es el calor, muchas letras y pocos dibujitos, lo que te digo, es verano...
Por cierto, la envidia es muy mala: poder agacharse a ver lo que te pica en la planta del pie sin necesidad de quitarse los pantalones y sentarse es un gustazo. qué duro eres conmigo....
snif

kika dijo...

me puedo hacer una idea de las tormentas con olas de más de 12 metros cómo dices, entonces como era,que a los marineros los van hacer deportistas de riesgo de directo no?imagino lo que debe ser intentar llevar algo de un sitio a otro con este mece-mece.
bueno, bueno, lo más cerca que he estado de esa situación ha sido en el barco pirata de las atracciones de feria, y bueno, chillo mucho asi que ahi en el barco creo que dejaría a todos sordos..jeje.
nada joselillo, sigue asi, veo que nada te para.besitos

Iñaki dijo...

Pues sí tienes razón con lo del pixelado, pero paso de cambiarlo.
Tu ¿a qué resolución las pones?
He estado pensando lo del fondo blanco y la verdad es que me gusta así, quizá haga más cortas las entradas. ¿has visto el otro blog? El fondo es negro y las entradas muy largas ¿qué tal se lee?
Otra cosa ¿sabes quien es pelucheaspero?

El Mostro dijo...

Muy buen relato. Uno ha fantaseado con ser marino, sobre todo luego de leer a Salgari o Jack London, pero no me veo vomitando una semana entera.
Saludos desde Mosterio.

Eulalia dijo...

Hubiera sido un crimen que no hubieras publicado este post...
Un beso.

India Ning dijo...

Estoy con Iñaki en su primer comment, estaría bien que publicaras más post de tu cuaderno de bitácoras, ordenados cronológicamente. Son interesantes y amenos. Y fotos de todo aquello, muchas fotos!

pelucheaspero dijo...

Aunque había vivido contigo varios años, creo que no fue hasta las cartas desde el AREA COVA que descubrí lo bien que escribías, esa facilidad para la crónica, esa habilidad para la descripción, esa forma de contar las cosas que hace que lo siempre quieras saber más...

Cuando leo bitácoras con contenido hasta cierto punto personal-real o imaginado-, intento ponerme en la piel del que escribe e imaginarme en las situaciones descritas. Así, cuando leo Crónicas de un Yuma me imagino siendo yo el viajero o me pregunto que hubiese pasado si hubiesemos ido juntos, o puedo incluso proyectarme a una de las fiestas de la High Society de Marga Rosende o imaginarme con un playmobil bombero en el ojete como India Ning. Pero cuando intento imaginarme en el barco vomito. Me pongo lívido de imaginar las olas, el constante olor a pescado, el encorvamiento (sepan tus bitacoreros que el joselito casi llega al metro ochenta pero yo sobrepaso el metro noventa), tanto rudo marinero....MMMMM