lunes, mayo 15, 2006

Por una manifestación digna

Después de la masiva afluencia de 9 personas mal alquiladas, cuatro perros callejeros y 7 palomas sin casa porque cada vez más ponen pinchos en las cornisas, convoco una manifestación para pedir una manifestación digna. Nuestra respuesta ante semejante afluencia, fue irnos a la playa, los perros se quitaron las pulgas unos a otros y las palomas dijeron cucurrucucú sin que nadie atendiese sus demanada por una cornisa libre de pinchos. Por primera vez en mi vida me sentí identificado con las ratas voladoras.
Llegamos a la playa y había un montón de gente, así que convoco la manifestación anteriormente citada en la Playa de Las Teresitas un domingo de calorazo a mediatarde. En estas condiciones, aseguro que consiguirémos reunir unos miles de personas a pesar de la nula atención de los medios de comunicación hacia las buenas causas de la juventud. ¡Convocados quedan!

1 comentario:

Ipongo P.tinto dijo...

El grito de: "Manifiéstate", siempre me ha recordado al que se le dice a los espíritus en la ouija. Lo ocurrido ha servido para confirmar el paralelismo: del mismo modo que ocurre con la ouija, a esa interpelación nunca acude nadie.
Amén