sábado, abril 22, 2006

La Torre Eifel

Como os dije en mi anterior entrada, la torre Eifel me pareció lo más impresionante de Paris. Como ya dije también, los franceses hacen las cosas a lo grande, así, en la exposición universal de no sé que año, construyeron esta torre y el grand Palais, que por su nombre entenderéis no es precisamente pequeño. Posiblemente la Torre sea uno de los monumentos a nivel mundial más fotografiados, creo haber conseguido una visión distinta de la misma, especialmente por la última foto de esta serie de cinco, de la que estoy especialmente orgulloso. Espero que os gusten.






Subiendo en el ascensor. La suciedad de la foto es principalmente del ascensor, pero también de mi cámara, que por querer limpiarla con métodos caseros, se me ha guarreado más.











Lo que todo el mundo hace cuando llega arriba.















Lo que todo el mundo hace desde abajo, mirar hacia arriba









Una de las ventajas que tiene que esté lloviendo es que apenas tienes que hacer cola. Podéis ver gotas en la foto. El mejor momento... el atardecer, subes de día y bajas de noche.








Esta es la versión impresionista de la Torre. Es una foto, aunque a primera vista parezca una pintura y ¡no está trucada!. Los puntos blancos son unas luces a modo de flash que le ponen al principio de la noche. Me parece una horterada, pero para la foto le han quedado muy bien. Fue realizada desde un barco con cristalera desde el Sena... en un día de lluvia, como no!

1 comentario:

Marga F. Rosende dijo...

Me encanta tu mirada, tu visión diferente de las cosas mil veces vistas.